315 mensajes

Jorge García



No hace mucho que me inicié con Dark Souls, algo menos de un año. Solo he jugado a la primera entrega, pero fueron más de 60 horas maravillosas, una experiencia única. Me quedé con ganas de más, de mucho más, y seguramente acabe volviendo al él porque es un juego que invita a ser rejugado y exprimido. Cada entrega de la saga es, por así decirlo, larga y completa; no necesita de inmediatas secuelas para satisfacer al jugador. Pero parece que From Software se suma al carro de la anualidad.

Tres años después del primer Dark Souls llegó su secuela, ambientada en un mundo distinto y con mejoras jugables, pero no fue tan "especial", o al menos eso dicen. Miyazaki, director de la primera entrega, no se encargó de esta segunda. Inevitablemente eso cambiaría ciertas cosas. Pero, por suerte, volvió para Bloodborne. Sí, un año después de Dark Souls II se lanzó Bloodborne. Aunque puede que en este caso esté justificado: aparece una apetecible nueva generación y, al fin y al cabo, se trata de una nueva IP. Y, joder, parece que no lo han hecho tan mal. O eso dicen, vuelvo a repetir.

Pero en pleno proceso de resaca yharnamiana, cuando parece que se empieza a comprender el juego y son algunos los que se aventuran a analizarlo en profundidad, nos lanzan a la cara Dark Souls III. Una precipitada e innecesaria nueva entrega que ha sorprendido a mucha gente no por el propio lanzamiento sino por cuándo va a tener lugar: "Early 2016", es decir, comienzos de 2016. Un año después de Bloodborne, vaya, dejando claro de una vez por todas que From Software quiere anualizar sus juegos, se llamen Dark Souls, Bloodborne o como el Sol quiera. Un modelo de NEGOCIO que no parece muy adecuado para los juegos de Miyazaki, donde cada lugar parece único y cuidadosamente diseñado, todo tiene un trasfondo con sentido e invitan a ser degustados con paciencia y detenimiento (al menos en su primera partida).



Aunque la cosa no queda ahí. Más allá de la fecha, no lo han presentado de manera adecuada. En primer lugar, se filtró días antes de la conferencia, con las consecuencias en materia de hype que eso conlleva. Además, solamente se mostró un trailer CGI que se me antoja poco en el contexto de este E3 y aún más teniendo en cuenta que queda relativamente poco para que se ponga a la venta. Acabé olvidándolo poco después de verlo, y no he encontrado motivos para volver a él hasta que he escrito esto. Quizá tenga que ver que todavía me separen dos juegos y una consola hasta llegar a él pero, hoy por hoy, no me despierta demasiada ilusión el nuevo Dark Souls, cuando Bloodborne sí lo hizo. Y tengo constancia de que no estoy solo en esto, pues son ya varias las opiniones que he leído de gente que acaba de jugar (o todavía está haciéndolo) a Bloodborne y este anuncio casi se les atraganta. Creo que lo último que quiero es que Dark Souls se convierta en el nuevo Assassin's Creed: una saga con potencial artístico que acaba deviniendo un producto en el sentido más estricto de la palabra. Ojalá me equivoque y Dark Souls III sea un juegazo, pero que From Software esté jugando con fuego es indudable.

Es evidente también que hay entusiasmo: lógico, es un Dark Souls. Pero hay que diferenciar lo que se ve en una demo en el contexto de un E3 de dónde puede ir a parar la saga Souls y From Software en su conjunto. Porque Dark Souls es algo más que dificultad, desarrollo obtuso y que te la claven por la espalda: es un viaje apasionante resultado del trabajo de unos genios que pulen pacientemente su obra. Y el tiempo es inevitablemente un factor que juega en contra de cualquier desarrollador, por muy genial que sea. Dos años de desarrollo no dan para lo mismo que cuatro. Quizá en ese período de dos años radique la diferencia entre el llamado juego atemporal y el juego anual que tanto estamos acostumbrados a ver. ¿Se lanzará cada año un juego, alternando entre la dirección de Miyazaki y la de cualquier otro? Lo veo probable. Y peligroso, también.



Ojo, no hablo de que Dark Souls se haya hundido, ni de que las últimas andanzas de From Software sean despreciables, pero si este modelo se mantiene con los años, quizá dentro de un tiempo dejemos de hablar del trasfondo cultural de sus obras y nos veamos obligados a hablar únicamente de mejoras gráficas e insignificantes añadidos.

______________________________________________________________________________________________________________

Aquí en mi blog: https://elblogdejorgenieve.wordpress.com/2015/06/18/dark-souls-iii-mas-sombras-que-luces/

Inicia sesión

¿No tienes usuario? Regístrate, es gratis.