1 mensajes

Sabretooth

Me apetecía darle un toque novelesco al lore de este impresionante juego. Por supuesto, hay ciertos detalles añadidos por mi (para darle un aire más dramatico) que no están corroborados o que no han sido contados. Os invito a que los discutáis y ante todo espero que lo disfrutéis.

La iré actualizando según pueda.



Fue hace mucho, mucho tiempo sin duda.

Al amparo de la noche y bajo la luz de la luna llena, un hombre encapuchado llegó al pueblo, ese conocido con el nombre de Yharnam. En una de sus manos portaba una burda bolsa, cargada hasta arriba de plumas, tinta y demás artilugios propios de un erudito o un profesor, y de la cual sobresalían decenas de papeles. De la otra mano, tomaba la de un joven muchacho, de pelo ligeramente ceniciento.

Willem, ese era el nombre al cual respondía el hombre de mayor edad. Desde su juventud, había dedicado gran parte de su vida a la erudición, estudiando mitos, religiones y leyendas, e indagando sobre antiguas civilizaciones. El qué llevo a Willem a decantarse por investigar Yharnam es un secreto que todavía hoy nadie ha desentrañado, mas sí que es sabido que era consciente de que aquella no era una villa cualquiera. Años de búsqueda y estudio llevaron al maestro a teorizar que Yharnam había sido erigida tiempo ha sobre los restos de una civilización ancestral.

Al poco tiempo de establecerse en Yharnam, Willem prosiguió con sus investigaciones, por las cuales también se interesaba Laurence, su joven pupilo. En algún momento, ambos terminaron corroborando la teoría del maestro: aquella antigua civilización era conocida como Pthumeru, la cual ocultaba un gran misterio en sus entrañas. Para desentrañarlo, Willem fundaría la institución conocida como Byrgenwerth, dedicada al estudio e investigación de los pthumerios. Nuevos eruditos empezaron a llegar a Yharnam, para unirse a aquella empresa, atraídos por el reciente descubrimiento.
Algún tiempo después, la búsqueda e investigación llegaron a un punto culminante: el sello de la entrada al antiguo laberinto se rompió, permitiendo la entrada a las catacumbas pthumerias.

Inmediatamente fueron enviadas expediciones al interior del laberinto: yharnamitas contratados, cazarrecompensas... entre los que destacaba un hombre en concreto: Gehrman, conocido como el cazador. Dirigidas por los eruditos, estas expediciones tenían como objetivo recabar información acerca de la civilización pthumeria. Llegó a revelarse que los pthumerios veneraban a una raza de seres superiores, conocidos como ''Los Grandes'', algo que siempre fascinó al ahora preboste Willem. Las investigaciones dieron un importante giro: Ahora, aparte de continuar con la exploración del antiguo laberinto, se empezó a buscar la manera de contactar con estos seres. Sin embargo, lo que más adelante se descubriría en las intrincadas catacumbas fue mucho más grande de lo que nadie esperaría encontrar: el hallazgo más importante de la historia de Yharnam.

Las viejas historias cuentan que una de las expediciones, dirigida por el propio Laurence, halló en lo más profundo del laberinto un recipiente sagrado, el cual contenía un misterioso líquido, que más tarde se conocería como ''la vieja sangre''
Editado por Sabretooth

Inicia sesión

¿No tienes usuario? Regístrate, es gratis.